La inteligencia colectiva parte de la idea de que a título individual nadie (ni el experto) es bueno haciendo predicciones. Pero comportados como un todo, la predicción única de una multitud es mucho más precisa.

En 1906 el estadístico Francis Galton realizó este descubrimiento, describiendo circunstancias bajo las cuales las masas toman mejores decisiones que los individuos que las conforman.

Los ciudades inteligentes se deben construir pensando en el ciudadano como elemento central. Las sociedades participativas e innovadoras son capaces de diseñar ciudades impregnadas de tecnología que estén adaptadas a sus necesidades actuales y futuras. En este contexto hemos pensado un proyecto de participación en el que los ciudadanos opinen sobre el futuro político, cultural, social y económico de la ciudad a través de juegos serios y participen generando y aportando sus propias soluciones a dichos retos en un entorno de innovación social e inteligencia colectiva.

El proyecto ha sido financiado por el Programa Innova IDEPA 2015 (Organismos IDEPA y FEDER).